El pan, un olor que alimenta




El pan no es un mero acompañante de otros alimentos en la mesa, sino que tiene una identidad propia y su calidad se percibe a partir de los sentidos de la vista, el olfato, el gusto, el tacto y el oído. 

Sus propiedades sensoriales son uno de los factores más importantes que conquistan a los consumidores.

El ser humano puede distinguir hasta 10.000 olores diferentes y presta especial atención a los aromas de los alimentos antes de saborearlos. Según María Jesús Callejo, profesora titular de Tecnología de los Alimentos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Agrónomos de la UPM, el característico aroma del pan es, sin duda, uno de los motivos más importantes que influyen en su aceptación por los compradores.


La calidad de un pan se juzga a través de unas combinaciones de percepciones, en relación con la tradición, la salud y la alimentación de seguridad. La apariencia del pan y su olor son de lo más importante a la hora de elegir entre uno u otro.

El olor del pan se determina por las sustancias aromáticas percibidas a través de la ruta ortonasal y queda registrado en la memoria del consumidor, ya que el celebro mantiene un registro personal de los productos ingeridos y los clasifica por categorías según el placer recibido con cada experiencia. Por esa razón, los olores pueden despertar recuerdos de la infancia y el aroma del pan puede evocar a un producto sano y tradicional.

Los compuestos aromáticos pueden aparecer en diferentes etapas de la elaboración del pan. Durante el proceso de amasado, los aromas se crean gracias a la actividad enzimática, mientras que la fermentación de la masa origina aromas fundamentalmente en la miga. Por otra parte, el periodo de cocción influye principalmente en el olor de la corteza. El característico olor de pan tostado depende de la formación en la corteza de compuestos activos y flavor durante dicho proceso de cocción.


Existe una diferencia clara entre los panes de trigo y los de centeno porque estos últimos se elaboran habitualmente con masas ácidas, que contribuyen a un aumento de la concentración de ácido láctico y acético en la miga, lo que caracteriza su acidez. La utilización de masas ácidas permite también la obtención de migas más aromáticas en otros tipos de panes como la baguete o la chapata.


El pan tiene identidad propia, ya no es solamente un potenciador de sabor de los alimentos que acompaña, sino que se ha convertido en parte del ‘placer de comer’ con una variedad muy grande de diferentes olores, formas, texturas y sabores.


 

Gazpacho Chef Select Lidl

Este verano Lidl te invita a descubrir el plato perfecto: el gazpacho Chef Select
 

El gazpacho Chef Select ha ganado recientemente una cata a ciegas independiente, quedando por encima de uno de los gazpachos más populares del mercado español.

Tomarse un gazpacho cuando llega el buen tiempo es una costumbre popular en toda España, hasta tal punto que este producto es ya un clásico de nuestra gastronomía. 


El gazpacho es una receta refrescante que, a su vez, aporta una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes. Un alimento refrescante, sabroso y nutritivo. Por ello, para disfrutar de las comidas en los meses calurosos de verano, LIDL te invita a descubrir el plato perfecto: el gazpacho Chef Select, marca que ha ganado una cata a ciegas realizada recientemente por un laboratorio independiente, en la que participaron 200 consumidores, quedando por encima de uno de los gazpachos más populares del mercado español.
 

Elaborado con productos de primera calidad y verduras frescas, este gazpacho se presenta como la mejor opción para disfrutar de una comida sana y refrescante. Además de su calidad, avalada por la opinión de los consumidores y su procedencia española, la propuesta de LIDL ofrece un importante ahorro económico frente a productos de otras marcas presentes en el mercado.

En los supermercados LIDL, bajo la marca 'Chef Select', no sólo encontramos el refrescante gazpacho, sino también otras delicatessen de nevera como la tortilla de patatas o la ensaladilla rusa, complementos frescos para disfrutar del verano.



Regulacion del uso de los aceites de oliva en la industria agroalimentaria



La Unión Europea regula con precisión las menciones textuales o gráficas que utilizan aquellos alimentos que publiciten el uso de Aceites de Oliva en sus etiquetas.

Todo alimento que destaque el uso de aceites de oliva en su composición debe especificar qué porcentaje concreto contiene de este producto.
 

Las conservas de pescado que declaren aceites de oliva en su composición, emplearán en exclusiva esta grasa.


Los Aceites de Oliva gozan de una merecida reputación como la mejor grasa alimentaria, tanto por sus propiedades organolépticas como por sus características beneficiosas para una alimentación equilibrada. Unas virtudes que la industria agroalimentaria ha sabido aprovechar para lograr productos cada vez más saludables y atractivos para el consumidor. 


Así, desde hace unos años, se han multiplicado el número de alimentos que presumen en sus envases y promociones de usar aceites de oliva en su composición, desde conservas hasta repostería, pasando por platos preparados, lácteos, snack o incluso sopas deshidratadas.


Precisamente por la buena imagen que el producto tiene entre los consumidores, existe el riesgo de que esas menciones se pudieran usar de forma inadecuada. El consumidor podría comprar un producto en la creencia de que tan sólo emplea aceites de oliva en su composición, inducido por la imagen de un olivo o unas aceitunas, y en realidad ese alimento tan sólo podría contener una proporción mínima del producto frente a otras grasas.




Por esa razón, la Unión Europea ha regulado de forma estricta cualquier mención a los aceites de oliva en el etiquetado de los alimentos


El Reglamento 29/2012 establece que cuando la etiqueta de un alimento mencione la presencia de aceites de oliva en su composición, fuera de la lista de ingredientes, por medio de palabras, imágenes o representaciones gráficas, tendrá que indicar obligatoriamente el porcentaje de aceites de oliva con relación al peso neto total del alimento. Ese porcentaje se indicará justo a continuación de la denominación de venta del producto.


El reglamento contempla también la posibilidad de que la referencia al porcentaje de aceites de oliva presente en el alimento, tome como referencia el peso total de las materias grasas presentes en ese alimento, con la indicación “porcentaje de materias grasas”.
 

 
En el caso de las conservas de pescado (atún, bonito y sardinas) que lleven la designación “en aceite de oliva”, no es necesario indicar el porcentaje de esta materia grasa ya que se excluye cualquier tipo de mezcla de grasas.


Reglamento 29/2012
Reglamento 1335/2013

www.experienciasaceitesdeoliva.com



Los zumos de frutas, nuestros aliados del verano


 
El verano ya está aquí. Es un hecho, las temperaturas suben, la población comienza a hacer sus maletas para dirigirse a sus principales destinos de vacaciones y con ellas se deben adoptar unas mínimas precauciones por las altas temperaturas y los cambios en los hábitos alimenticios, sobre todo en los más pequeños.


La dieta de los niños suele ser la que más se modifica en el periodo estival, ya que cambian totalmente de hábitos, en la mayoría de los casos abandonan el comedor escolar y realizan diferentes actividades. Por ello se debe cuidar más que nunca su alimentación, prestar atención a las necesidades que hay que cubrir en estos meses y suplementar la ingesta con alimentos beneficiosos para el organismo de los niños en estos meses de calor. 


Uno de estos suplementos puede ser el zumo de frutas comercial, una forma rápida y sencilla de tomar fruta e hidratarse, a la vez que aporta nutrientes esenciales para la salud del pequeño.

Es importante añadir a media mañana o en la merienda una ración de zumo de 200 ml que les ayudará a que disfruten del día con la energía que necesitan.




Pero, ¿qué necesidades tiene nuestro organismo durante los meses de verano? 


Durante estos meses donde el calor se convierte en el protagonista, nuestro cuerpo necesita otro tipo de vitaminas y nutrientes y debemos prevenir la deshidratación, hay que tomar los zumos poco a poco, ya que gracias a una buena insalivación aprovecharemos mejor sus nutrientes y serán aún más digestivos.

Para el sol, la vitamina A y el Betacaroteno son buenos antioxidantes que protegen la piel de los efectos nocivos del sol. Son especialmente indicados para aquellas personas con "alergia al sol" o sea gente que cuando toman el sol les sale una especie de sarpullidos o reacciones alérgicas. Los jugos más indicados son principalmente los de zanahoria y tomate. Podemos añadir cerezas, albaricoques, melón o melocotones.



Por la mañana zumo de naranja, la vitamina C o ácido ascórbico tiene también una función antioxidante y a la vez favorece una piel sin arrugas ya que colabora en la síntesis del colágeno. La mayoría de frutas son ricas en vitamina C pero destacaríamos la naranja, el kiwin y todos los frutos del bosque (moras, arándanos, fresas, grosellas, etc.).

 
Además, los zumos de arándanos rojos pueden ayudarnos para aliviar las molestias de las infecciones de orina muy típicas del verano (a menudo por llevar demasiado tiempo el bañador mojado).



ASOZUMOS

La Asociación Española de Fabricantes de Zumos (ASOZUMOS) es la organización empresarial que integra a los productores de zumos y néctares de nuestro país. 

Desde Asozumos, se quieren fomentar hábitos de consumo saludables y colaborar en las campañas de verano para informar a la población de las diferentes necesidades del organismo durante los periodos estivales.