Ya está en Madrid el primer restaurante wagamama de España




La exitosa marca de origen londinense, inspirada en los ramen-bars japoneses, estrena flagship en
Madrid
,


Especializado en cocina pan-asiática, wagamama se caracteriza por su gran variedad de platos  nutritivos y hechos  al  momento,  principalmente  inspirados  en  la  cocina  japonesa,  pero  también  tintados  de  influencias coreanas, tailandesas y chinas. 

Conviven en su carta aromáticos ramens, típicos teppanyakis, generosos donburis y coloridos curris con ensaladas, opciones para compartir, postres y una rica selección de cervezas asiáticas y vinos. 

 
En el nuevo restaurante de Madrid se podrá disfrutar de los platos estrella de la marca como el chilli squid, un plato ideal para compartir de calamar frito sazonado con una mezcla de siete especias shichimi, el chicken katsu,  pollo al curry muy aromático servido en una cama de arroz  japonés, o  el ramen wagamama, especialidad de la casa desde sus inicios. Los noodles, de trigo y huevo o de arroz, son una receta propia de wagamama que la marca ha ido perfeccionando durante sus 25 años de existencia.


Además, wagamama se caracteriza por su amplia variedad de zumos frescos, exprimidos y servidos en el momento: diez recetas disponibles en dos tamaños (small o grande) entre las que se incluyen el super green compuesto de manzana, menta, apio y lima, el raw juice que incluye zanahorias, pepino, tomate, naranja y manzana o el blueberry spic con arándano, manzana y zanahoria con un toque de jengibre.


Y una amplia carta de postres, donde es difícil decidirte por uno, pues son todos deliciosos.


Quiero hacer una mención especial del personal que nos atendió. Además de amables, atentos, detallistas, estuvieron pendientes de nuestra mesa en todo momento, aconsejándonos e  informando de todos los platos, y haciéndonos, si cabe, más agradable nuestra comida (gracias a Alba y a Dino) .




Todos los platos están preparados a la vista del comensal, en una gran cocina abierta que forma parte integrante de la sala del restaurante. Cada plato se sirve justo en el momento en el que está listo para garantizar su máxima frescura y preservar todos sus sabores, una práctica de larga tradición en wagamama.


El restaurante cuenta con un amplio espacio de 335 metros cuadrados con capacidad para más de 180 comensales y mucha luz natural gracias a sus grandes ventanales a la calle Serrano. Luce un diseño minimalista, moderno y elegante con una cuidada iluminación y elementos que combinan distintos materiales como madera maciza, ladrillos a la vista, mármol, acero o bronce pulido. 


Cuenta con las características mesas comunales y bancos corridos de wagamama en los que compartir la experiencia con el resto de comensales, así como mesas bajas y altas, en sala o junto a la cocina vista, para que cada visitante encuentre el espacio ideal para cada momento.



“Estamos muy ilusionados de traer a España una marca líder de cocina pan-asiática, con un éxito increíble, avalado por más de 25 años de historia y cuyo atractivo sigue tan actual como el primer día. Con wagamama enriquecemos nuestro portfolio de marcas con un concepto que responde perfectamente a la demanda actual del consumidor: transparencia, mucha personalidad, calidad y frescura de los ingredientes, cocina sana y nutritiva hecha al momento y a la vista, en un ambiente moderno y casual.” Apunta Álvaro Salafranca, director general de wagamama para España y Portugal. 


El primer restaurante wagamama abrió en Londres en el barrio de Bloomsbury en 1992 con una misión clara: crear un lugar dónde ofrecer una cocina positiva para satisfacer tanto el cuerpo como el alma. La marca es reconoci dacomo pionera en haber introducido el concepto de mesas comunales, de cocina abierta a la vista del cliente, así como de platos cocinados y servidos en el momento.

Esta esencia ha seguido intacta a lo largo de estas últimas dos décadas, manteniendo el foco en la positividad, la frescura y calidad de los ingredientes, con un espíritu incansable de mejora continua. Kaizen, palabra japonesa que significa “mejora continua”, es decir esforzarse cada día por ser mejores que el día anterior, es el principio que guía a wagamama desde sus inicios. El wagamama actual es el resultado de esta evolución constante de la marca y de su oferta culinaria, tratando de crear y ofrecer una experiencia siempre actual, atractiva y sorprendente, alejada de los tópicos asiáticos.

Esta primera apertura en Madrid es fruto del acuerdo sellado el pasado mes de julio de 2016 entre la marca de origen londinense y Grupo Vips, que con esta nueva apuesta, viene a completar su portfolio de enseñas introduciendo en España la marca líder a nivel internacional en el segmento de la cocina pan-asiática.


Dirección: Calle Serrano, 41 – 28001  Madrid
Horario: De lunes  a jueves y domingos: de 12:00 a 00:00
Viernes, sábados y vísperas de festivos: de 12:00 a 01:00
Ticket medio: 15 euros

Buñuelos rellenos de fresas



Ingredientes:
Para la masa
- 150 ml de agua
- 1/2 cucharadita de sal
- 1/2 rama de canela
- corteza de un limón
- 50 gramos de mantequilla
- 125 gramos de harina
- 50 ml de brandy
- 3 huevos
- 1 yema
- Aceite de oliva virgen extra para freír
- Azúcar glacé para espolvorear


Para el relleno:
- 200 gramos de fresas
- 40 gramos de azúcar
- 30 ml de agua
- 1/2 cucharadita de maicena

Preparación: 
Ponemos al fuego una cazuela con agua, mantequilla, sal, corteza de limón y canela. Esperamos hasta su ebullición y en cuanto hierva, retiramos la canela y la corteza del limón y agregamos la harina.

Trabajamos bien la masa hasta que se forme una bola que se despegue de las paredes de la cazuela. Entonces añadimos el brandy y removemos. Pasamos la masa a un bol y la trabajamos con las varillas de amasar añadiendo los huevos de uno en uno.

Freímos la masa, a medias cucharadas, en aceite bien caliente. Los dejamos escurrir en papel absorbente y esperamos a que se enfríen.

Para preparar el relleno, lavamos y cortamos las fresas en trozos pequeños. Las colocamos en una cacerola al fuego junto con el azúcar y el agua y llevamos a ebullición. Una vez que empieza a hervir, bajamos el fuego y añadimos la maicena, que hemos mezclado con dos cucharadas de agua, hasta que no queden grumos. Lo cocemos 10 minutos, retiramos del fuego y dejamos enfriar. Rellenamos los buñuelos con una manga pastelera.



La receta original es de Sofía martin de nicolas, amiga y compañera bloguera (milideasmilproyectos) http://www.milideasmilproyectos.com/2016/03/bunuelos-de-fresa-babia-existe.html?m=1


Ensalada de arroz con salsa de naranja


Ingredientes:
- 200 gramos de arroz
- lechuga
- pepinillos
- tomates
- aguacate
- lombarda
- atún
- aceitunas verdes sin hueso
- cebolla
- sal
- aceite de oliva virgen extra 
- 1 hoja de laurel

Salsa
- zumo de naranja
- mayonesa
- kepchup o tomate frito
- mostaza

Preparación:

Ponemos a hervir durante unos quince-veinte minutos el arroz en abundante agua con un chorreón de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y la hoja de laurel.

Mientras tanto, vamos preparando los ingredientes restantes. Lavamos la lechuga y los tomates, los secamos bien y los troceamos. Los pepinillos, la cebolla y la lombarda los troceamos. El aguacate lo pelamos y lo troceamos, igualmente troceamos las aceitunas.

Ponemos todos los ingredientes en la fuente donde vayamos a preparar la ensalada y añadimos el atún. Removemos con cuidado para mezclarlo bien.

Si el arroz está ya a nuestro gusto de cocción, lo colamos y dejamos templar.

Ahora vamos a preparar la salsa. En un bol ponemos el zumo de naranja, la mayonesa, el ketchup y la mostaza en grano y lo batimos hasta conseguir una salsa uniforme.




Añadimos el arroz al resto de ingrediente y removemos.


Sugerencias:

No pongo cantidades, porque estas dependen de la cantidad de ensalada que queramos preparar, la cantidad de cada ingrediente que deseemos y si ponemos estos u otros, según gusto. Porque se puede poner también por ejemplo, manzana, o pollo en lugar del atún,... es una receta muy abierta que nos ofrece muchas posibilidades.

 ¡A la mesa¡ Nos servimos, añadimos la salsa
 cada uno a su gusto y a comer.
¡Está deliciosa¡